[ad_1]

En la mañana de la primera práctica oficial de Lionel Messi con sus nuevos compañeros del Inter Miami, Freddy Eraza Jr. y su padre se despertaron antes de que saliera el sol. Con la esperanza de ver a Messi y tomarle una foto, llegaron al DRV PNK Stadium en Fort Lauderdale, Florida, el martes a las 06:00 a. m. Un helicóptero de un canal de noticias había estado dándole vueltas al campo de práctica durante al menos una hora.

Pero Messi, de 36 años, ya estaba llegando cuando los Eraza alcanzaron el estadio, y perdieron la oportunidad de llevarse un recuerdo. Cuatro horas más tarde, seguían en el estacionamiento de las instalaciones de práctica y del estadio, sudando junto a decenas de fanáticos bajo el calor pegajoso del sur de Florida de 35 grados Celsius. Todos estaban esperando para poder echarle un vistazo al hombre considerado como quizás el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos, quien sorprendentemente había decidido pasar el ocaso de su carrera compitiendo en la Major League Soccer (MLS, por su sigla en inglés) en vez de para la potencia del fútbol Barcelona o por más dinero en Arabia Saudita.

Tenía sentido ver muchos fanáticos, camisetas y banderas de Argentina en el lugar porque Messi había llevado a la selección nacional del país a la gloria máxima en la Copa del Mundo en diciembre, además de que Florida alberga a la comunidad argentina más grande de Estados Unidos. Pero los discípulos de Messi vienen de todas partes.

“Aquí hay de todo”, dijo Eraza, de 40 años, originario de Honduras y que ahora vive en Fort Lauderdale. “Hay de Nicaragua, Costa Rica, mexicanos y hay bastantes americanos”.

Este es el poder de Messi. Antes de que aceptara venir a este equipo, el Inter Miami era quizás más conocido por un escándalo relacionado con trampas en 2021. El equipo es una franquicia nueva que apenas comenzó a jugar en 2020, y está en el último lugar en la clasificación en lo que va de temporada. Pero desde el momento en que Messi anunció que sería su nuevo hogar, le ha dado un giro de 180 grados al mundo del Inter Miami y ha puesto un enorme foco de atención en el sur de la Florida.

Messi, que en siete oportunidades ha ganado el Balón de Oro como el mejor jugador de fútbol masculino del mundo, no solo es un atleta icónico que ha alcanzado proporciones casi míticas. Ya ha tenido y probablemente seguirá teniendo un impacto cultural notable en una ciudad –y región– conocida como la capital no oficial de América Latina. Los restaurantes han cambiado sus menús para incluir platos con temática de Messi. Murales y carteles de Messi han aparecido por todas partes. La cultura argentina se está propagando a través de él.

“La magnitud de este anuncio –sin importar cuánto me haya preparado, o lo haya imaginado y soñado– es alucinante”, afirmó Jorge Mas, el multimillonario cubanoestadounidense y nativo del sur de Florida, quien es gerente propietario del Inter Miami. “Tendrías que haber vivido en una cueva para no saber que Leo Messi es un jugador del Inter Miami, no importa en qué parte del mundo”.

No hace falta más que mirar la demanda de entradas.

Es cierto que el Inter Miami juega en un estadio a unos 48 kilómetros al norte del centro de Miami que tiene una capacidad de 19.000 personas y que es una sede provisional hasta la inauguración de un recinto más grande propuesto al lado del Aeropuerto Internacional de Miami, cuya construcción se espera que culmine en dos años.

Pero los precios de muchas entradas para el primer partido de Messi en el Inter Miami del viernes, contra el equipo mexicano Cruz Azul, se dispararon de aproximadamente 40 dólares a más de 300 dólares. Messi podría no ser titular y jugar solo una parte del juego –el cual forma parte de un nuevo torneo de un mes entre la MLS y la Liga MX llamada Leagues Cup– pero ya se anunció que las entradas al encuentro estaban agotadas.

El precio promedio de las entradas en el mercado de reventa para los juegos restantes en casa del Inter Miami se disparó de 152 dólares a 850 dólares, y los juegos como visitante experimentaron un incremento aún mayor, según Ticket IQ.

Si bien algunos fanáticos han logrado hacerse con una camiseta de Messi del Inter Miami, los artículos son difíciles de conseguir en línea. Una nota sobre las tiendas oficiales del Inter Miami y la MLS, que son administradas por el minorista de ropa deportiva Fanatics, declaró que Adidas, el proveedor oficial de camisetas de la liga, entregará “este producto a mediados de octubre”. La temporada regular de la MLS termina alrededor de esos días. (Adidas no respondió a una solicitud de comentarios).

Según Fanatics, desde que se lanzó la nueva camiseta de Messi el lunes, el Inter Miami ha sido su equipo más vendido en todos los deportes. La compañía dijo el jueves que había vendido más mercancía del Inter Miami desde el lunes que en los siete meses y medio anteriores de 2023.

“Esto nos dará un nivel de exposición global que nunca hubiéramos podido lograr sin un jugador como Messi”, dijo el comisionado de la MLS, Don Garber. “Ya sea en Sudamérica o en Argentina, o en Europa porque tuvo carreras legendarias en Barcelona y en Francia. El objetivo es tratar de captar el mayor interés posible en Messi”.

Antes del anuncio de Messi, la cuenta de Instagram del Inter Miami tenía un millón de seguidores. Ya para el viernes, esa cifra se había disparado a casi 11 millones, superando al Inter de Milán, el histórico club de fútbol de Italia, y a todos los equipos deportivos profesionales de Estados Unidos, salvo tres equipos de la NBA.

“La ciudad está un poco animada en este momento”, le dijo el defensor del Inter Miami DeAndre Yedlin a casi 40 periodistas reunidos antes de una práctica del jueves por la mañana, una multitud mucho más numerosa de lo habitual. “La gente está muy emocionada, lo cual es agradable de ver”.

Para el evento de presentación de Messi el domingo pasado –que se transmitió a nivel mundial en inglés y español por Apple TV, el socio de emisión en continuo de la MLS en su primer año–, se acreditaron casi 500 miembros de los medios, según el Inter Miami. Casi 200 fueron autorizados para la primera práctica de Messi. Si bien los reporteros tuvieron acceso a solo 15 minutos de la sesión de entrenamiento, lo cual es común en el deporte, varios reporteros de televisión y radio de Argentina transmitieron en vivo desde sus lugares al otro lado del campo y luego desde el estacionamiento.

“Ese es un regalo que Leo le ha dado al deporte”, dijo David Beckham, la exestrella del fútbol y uno de los propietarios del Inter Miami. “Para él, esto se trata del legado. Está en la etapa de su carrera en la que ha hecho todo lo que cualquier jugador de fútbol puede hacer en el deporte”.

Incluso fuera del campo, Messi es uno de los humanos más famosos de la Tierra. Durante el Mundial de Catar, fue habitual ver no solo a hinchas argentinos vistiendo su camiseta y cantando los cánticos de la selección, sino también a gente de Bangladés o Filipinas. Por ejemplo, hay un recorte de 9 metros de altura de Messi en el estado de Kerala, en el sur de la India.

Sobre la base de su popularidad en Asia, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ya había comenzado sus planes para crecer en el mercado estadounidense hace un año y medio. Leandro Petersen, director comercial y de mercadeo de la AFA, afirmó que la federación tiene acuerdos vigentes por 30 años en el sur de la Florida, ya sea para construir nuevas instalaciones (North Bay Village) o para renovar las existentes (Hialeah) para utilizarlas como centros de entrenamiento para su selección nacional en vísperas de la Copa América de 2024 y la Copa del Mundo de 2026.

Pero ahora que Messi está presente, Petersen dijo que la federación se está beneficiando del impulso y viendo cómo se aceleran sus plazos. Antes, afirmó, era más difícil competir con las ligas deportivas estadounidenses establecidas, como la NFL o la NBA.

“Lo que está sucediendo ahora es que las distintas compañías que antes no invertían en fútbol porque no es el deporte más popular en Estados Unidos, ya están empezando a poner dentro de su presupuesto una parte para invertir en fútbol”, dijo Petersen.

Emi Danieluk, embajador de marca de una cadena local de restaurantes argentinos de carnes llamada Baires Grill, que ha recibido con frecuencia a Messi, su familia y sus compañeros de equipo argentinos, dijo que la llegada de Messi ya había dado más visibilidad a la cultura, los productos y la comida argentina. Danieluk ve más posibles efectos dominó por la presencia de Messi.

“Nosotros hoy tenemos una muestra de lo que está generando Messi en Florida, pero yo te puedo asegurar que cuando él empiece a viajar con el Inter Miami a otros estadios que tienen más capacidad, como el Atlanta United y sus 80.000 personas, el impacto que va a tener en cada estado es realmente significativo”, afirmó Danieluk. “Creo que nadie tomó dimensión de eso ahora”.

James Wagner es corresponsal internacional de deportes, radicado en Ciudad de México. Se unió al Times en 2016, cubriendo béisbol y reportando la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos. Nicaragüense-estadounidense del área de Washington, su lengua materna es el español. Más sobre James Wagner


[ad_2]

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *